martes, 28 de septiembre de 2010

Viaje

"Tenía tantos problemas que quiso viajar fuera de este mundo, lanzó una gran cuerda hacia el extremo inferior de la luna en cuarto creciente y comenzó a trepar y a trepar hasta llegar arriba. Una vez allí, quiso tomar aire por el gran esfuerzo, pero no lo consiguió. Falleció por la falta de oxígeno"

8 comentarios:

  1. Hola Rubén el poema parese triste pero el echo que alla trepado a la luna me parece magico
    sublime bello, la imagen es muy hermosa.
    Un gran abrazo que tengas una bella semana.

    ResponderEliminar
  2. Que final! Pobre... Quizo alcanzar la soledad y no pudo verla...

    ResponderEliminar
  3. Saludos.

    Hubo un instante en que ningún ser humano miraba la Luna.

    Y la Luna se apagó.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
  4. La luna, ¡cuánto juego nos da a los amantes d las letras!

    'Porque la luna también huye,
    porque se esconde y termina desapareciendo
    cuando va a dormir;
    porque miente como cualquier mortal,
    y atrae y hechiza antes de abandonarnos
    a esa oscuridad incompleta,
    hábitat de todos los espíritus buenos de la Sierra
    que pactan con la noche
    el cielo más estrellado de todos,
    el que me prometiste…'

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada Rubén. pero me quedo con que hay que coger aire antes de pensar en hacer otra cosa, tan solo para no ahorgase en su propio intento de escapar.
    Mis cariños y besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Ruben por compartir esta historia,la historia de una busqueda fuera de nosotr@s que muchas veces es peligrosa y teniendola tán cerca a la vez dentro de nosotr@s mism@s-
    Tienes razón aún nos queda muchisimo por aprender de los animales,de nuestros animales-Gracias por compartir Con cariño Victoria

    ResponderEliminar